La infección urinaria es una infección que se produce en cualquier parte del aparato urinario: los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra. Si bien se puede dar tanto en hombres como en mujeres, estas últimas son más propensas a contraer una infección urinaria. La infección que se limita a la vejiga puede ser dolorosa y molesta.

Las infecciones de las vías urinarias no siempre causan signos y síntomas, pero cuando lo hacen, estos pueden ser muy notorios, siendo la infección en la vejiga la más dolorosa y molesta.

Síntomas:

-Necesidad constante de orinar

-Sensación de ardor al orinar

-Orinar frecuentemente en pequeñas cantidades

-Orina de aspecto turbio

-Orina de color rojo, rosa brillante o amarronado (un signo de sangre en la orina)

-Orina con olor fuerte

-Dolor pélvico en las mujeres, especialmente en el centro de la pelvis

Por otro lado es importante saber que hay distintos tipos de infecciones de las vías urinarias. Cada tipo de infección urinaria puede provocar signos y síntomas más específicos según la parte de las vías urinarias que esté infectada.

En riñones, también llamada pielonefritis aguda, causa dolor en la parte superior de la espalda y en un costado (flanco); fiebre alta, temblor, escalofríos, náuseas y vómitos

En vejiga, conocido como cistitis, provoca presión pélvica, molestias en la parte inferior del abdomen, micciones frecuentes y dolorosas y sangre en la orina.

Por último, en la uretra, denominada uretritis, genera ardor al orinar y secreción.

¿Qué causa las infecciones?

Las Infecciones urinarias ocurren cuando ingresan bacterias en las vías urinarias a través de la uretra y comienzan a multiplicarse en la vejiga. El aparato urinario está preparado para impedir el ingreso de estos invasores microscópicos, aunque a veces estas defensas pueden fallar. Cuando esto ocurre, las bacterias pueden proliferar hasta convertirse en una infección.

Según la zona de las vías urinarias las causas pueden ser diversas:

Infección en la vejiga (cistitis):

  • Escherichia coli
  • Relaciones sexuales: las mujeres corren riesgo debido a la corta distancia entre la uretra y el ano, y del orificio uretral a la vejiga.

Infección en la uretra (uretritis):

  • Cuando las bacterias en el tubo gastrointestinal se propagan desde el ano hacia la uretra.
  • Infecciones de transmisión sexual como herpes, gonorrea, clamidiosis y micoplasma.