Llegó la primavera y con ella comienzan los días más largos, las temperaturas agradables, las actividades al aire libre y la temporada fuerte de alergias producto de varios factores como la polinosis donde las plantas florecen y liberan el polen. Pero también más allá de los cambios climáticos hay otras causas que pueden generar distintos de tipos de alergias y malestares a lo largo de todo el año y de la vida. A continuación hablaremos sobre qué es, cómo se manifiesta, las causas y formas de prevención.

¿Sabías qué son las alergias? Son una respuesta exagerada del organismo ante el ingreso de una sustancia que percibe como nociva, una reacción del sistema inmunológico que, al liberar sustancias químicas para defenderse, genera molestos síntomas como congestión nasal, estornudos, picazón de nariz, rinitis, asma bronquial, dermatitis, eczemas atópicos y urticarias. Esta enfermedad es más frecuente en niños y adolescentes que en otras edades, pero puede aparecer en cualquier momento de la vida. Y a diferencia de lo que se cree muchas veces las alergias concretas no se heredan, pero si se puede heredar la predisposición atópica, es decir, la facilidad para desarrollar alergia en general, no frente a sustancias concretas.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) las enfermedades alérgicas están entre las seis patologías más frecuentes y se pueden manifestar de distintas maneras y por diferentes motivos. A continuación veremos los distintos tipos de alergias:

  • Asma y la rinitis alérgica son las dos enfermedades alérgicas más prevalentes. La OMS declaró que la cifra de pacientes con asma en todo el mundo supera los 300 millones de personas.
  • Alergias en la piel son la dermatitis atópica, la urticaria, el angioedema hereditario y las dermatitis por contacto. Picaduras de insectos, como las de abeja o de avispa.
  • Alergia alimentaria: supone el 4% del total de las consultas de alergia. Las reacciones pueden manifestarse en la piel, en el aparato digestivo, en el aparato respiratorio y, en algunas ocasiones, pueden provocar una reacción generalizada de colapso, conocida como shock anafiláctico, que es una urgencia médica y puede poner en peligro la vida del paciente si no se trata de forma rápida y adecuada. Por otro lado, según el Comité de Alergias Alimentarias y Anafilaxia: “La leche de vaca, huevo, trigo y soja son los alimentos que más alergia desencadenan en niños. En los adultos las originan sobre todo los frutos secos, los mariscos, los pescados y el maní”.
  • Alérgicas profesionales: como el asma, la rinitis y las dermatitis por contacto tienen origen y causa en el lugar de trabajo.

Así las cosas, la OMS estima que para el año 2050 la mitad de la población estará afectada y en la actualidad más de 400 millones de personas en todo el mundo padecen algún tipo de enfermedad alérgica.

¿Cuáles son las causas de las alergias?

Si bien son muchos las razones por las que se generan, podríamos decir que existen tres grandes grupos que provocan esta patología como los factores ambientales, el estilo de vida y la alimentación.

Aquellos que son alérgicos pueden tener síntomas oculares, nasales y bronquiales. La causa es la sensibilización a los pólenes en personas que son susceptibles. Las complicaciones que pueden presentarse son: exacerbaciones de asma bronquial o conjuntivitis bacterianas.

Síntomas:

  • Oculares: Lagrimeo, enrojecimiento de ojos, secreciones y mucha picazón
  • Nasales: Obstrucción nasal, rinorrea, estornudos y picor
  • Bronquiales: Dificultad respiratoria, tos y silbidos endobronquiales

Conociendo un poco más sobre esta enfermedad también podemos decir que hay varias recomendaciones para prevenir alergias estacionales como:

  1. Evitar salir al campo, cortar el césped, barrer jardines o veredas para no entrar en contacto directo con el polen. Si no se puede evitar, se aconseja usar una mascarilla.
  2. Mantener las ventanillas del vehículo cerradas.
  3. Evitar salir al aire libre los días de mucho viento por aumento en la concentración de pólenes atmosféricos.
  4. Lavarse las manos y realizar enjuagues nasales y oculares con agua
  5. El uso de gafas de sol puede reducir la irritación conjuntival y el lagrimeo.
  6. Evitar el contacto con el humo de tabaco o ambientadores.
  7. Lavar frutas y vegetales antes de consumirlos.
  8. Escribe un diario. Cuando intentes identificar qué causa o empeora tus síntomas alérgicos, registra tus actividades, lo que comes, cuándo ocurren los síntomas y qué parece ayudar.