¿Qué es la gripe? 

La Gripe o Influenza es una infección vírica que afecta principalmente a la nariz, la garganta, los bronquios y, ocasionalmente, los pulmones. Dura generalmente una semana y se caracteriza por la aparición súbita de fiebre alta, dolores musculares, cefalea y malestar general importante, tos seca, dolor de garganta y rinitis.

Síntomas de la Gripe

  • Fiebre de más de 38 °C
  • Escalofríos y sudoración
  • Dolor en los músculos
  • Dolor de cabeza
  • Tos persistente o seca
  • Fatiga y debilidad
  • Congestión nasal
  • Dolor de garganta

Al comienzo, la influenza quizás parezca un resfriado común con nariz que gotea, estornudos y dolor de garganta. Pero los resfriados generalmente se presentan lentamente, mientras que la influenza tiende a aparecer de súbito. Y aunque un resfriado puede ser una molestia, generalmente te sientes mucho peor con la influenza.

Las causas se debe a que el virus de la influenza viaja por el aire en gotitas cuando alguien que tiene la infección tose, estornuda o habla. Es posible inhalar las gotitas o contagiarte de un objeto contaminado y luego transferir los virus a los ojos, la nariz o la boca.

La mayoría de los afectados se recuperan en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico. Sin embargo, en niños pequeños, personas de edad y personas aquejadas de otras afecciones médicas graves, la infección puede conllevar graves complicaciones de la enfermedad subyacente, provocar neumonía o causar la muerte.

Los factores que pueden aumentar los riesgos de tener influenza o padecer complicaciones relacionadas incluyen:

– La edad: tiende a afectar más a los niños menores de 12 meses y a los adultos mayores de 65 años.

 – Condiciones de vida o de trabajo: Las personas que viven o trabajan en sitios con muchos otros residentes, como hogares de convalecencia, tienen más probabilidad de contagiarse con la influenza. Las personas internadas en el hospital también se encuentran a mayor riesgo.

– Sistema inmunitario debilitado: Los tratamientos para cáncer, determinados medicamentos, el uso de esteroides a largo plazo, el trasplante de órganos, cáncer de la sangre, o VIH/sida pueden debilitar el sistema inmunitario. Esto puede hacer que sea más fácil que te contagies con la influenza y quizás también aumenta el riesgo de presentar complicaciones.

– Enfermedades crónicas: Las enfermedades crónicas, que incluyen enfermedades pulmonares como el asma, la diabetes, enfermedades cardíacas, neurológicas o de desarrollo neurológico, una anormalidad en las vías respiratorias, y enfermedades de riñones, hígado y sangre, pueden aumentar el riesgo de presentar complicaciones de la influenza.

– Embarazo: Las mujeres embarazadas tienen más probabilidad de presentar complicaciones de la influenza, particularmente en el segundo y tercer trimestre.

– Obesidad. Las personas con un índice de masa corporal alto tienen más probabilidad de presentar complicaciones de la influenza.

Si eres joven y estás sano, la influenza de temporada generalmente no es grave. Aunque quizás te sientas muy mal mientras la tienes, la influenza generalmente desaparece en una semana o dos sin efectos prolongados. Pero los niños y los adultos en alto riesgo pueden presentar complicaciones como las siguientes:

  • Neumonía
  • Bronquitis
  • Brotes asmáticos
  • Problemas de corazón
  • Infecciones del oído
  • Prevención

Se recomiendan vacunarse anualmente contra la influenza a todos a partir de los 6 meses de edad.

También es importante tener buenos hábitos de salud, como cubrirse la tos con el brazo y lavarse las manos con frecuencia. Esto puede ayudar a detener la propagación de gérmenes y prevenir la gripe.

La mayoría de las personas con gripe se recuperan solas sin atención médica. Las personas con casos leves de gripe deben quedarse en casa y evitar el contacto con otras personas, excepto para recibir atención médica.

Pero si tiene síntomas de gripe y está en un grupo de alto riesgo o está muy enfermo o preocupado por su afección, contacte a su profesional de la salud. Es posible que necesite medicamentos antivirales para tratar su gripe. Los antivirales pueden aliviar la enfermedad y acortar el tiempo que esté enfermo. También pueden prevenir las complicaciones graves de la gripe. Por lo general, funcionan mejor cuando comienza a tomarlos dentro de los 2 días de haberse enfermado.

¿Cuál es la diferencia con el resfrío?

La gripe cuenta con síntomas similares al resfrío, pero con una intensidad mayor.

El resfrío es la enfermedad más común en la época de invierno, pero, si no se toman las precauciones necesarias, ésta podría convertirse en un problema mayor. Los síntomas son la congestión nasal, tos, estornudos, dolor de garganta y en algunos casos puede aparecer fiebre baja. El tratamiento para el resfrío es permanecer en reposo y evitar los cambios de temperatura. Su duración es de 3 a 5 días.