¿Qué es la micosis?

Las infecciones micóticas son aquellas que están causadas por organismos microscópicos (hongos) que pueden habitar en la piel, las mucosas y otras partes del cuerpo.

Si nos referimos a los que habitan en la piel, estos organismos pueden vivir en los tejidos muertos del cabello, las uñas o las capas externas de la misma. En las zonas húmedas del cuerpo, pies, en los pliegues del cuerpo como en la zona de la ingle, detrás de las rodillas y brazos, en el pecho, entre otro lugares.

Aproximadamente, la mitad de todos los tipos de hongos resultan dañinos, pero pueden ser difíciles de destruir, sobre todo si el paciente posee un sistema inmunitario débil.

Entre las causas más comunes de aparición son: 

  • humedad retenida en las prendas de vestir y en el calzado de materiales sintéticos
  • depresión del sistema inmune
  • ambiente caliente y húmedo
  • caminar descalzo en lugares públicos como playas, piscinas y baños
  • mala circulación sanguínea
  • presentar lesiones en las uñas
  • tener relaciones sexuales desprotegidas
  • tomar duchas en exceso
  • sudar mucho
  • usar ropa apretada

No solo hay diversas razones por las que aparecen los hongos, sino que también existen diferentes tipos de micosis según las zonas en donde se manifiesten. Por ejemplo:

Hongos en las uñas: (Onicomicosis) infección que deja la uña amarillenta, deformada y gruesa, pudiendo ser transmitida a áreas alrededor de la uña u otras uñas, siendo más frecuente en las uñas del pie.

Candidiasis: Se manifiesta en la boca, en los genitales femeninos o masculinos. Esta última puede ser más frecuente en verano porque suele darse una mayor actividad sexual.

Pitiriasis versicolor: conocida como hongo de playa, produce una sustancia que impide que la piel produzca melanina cuando es expuesta al sol. Donde el hongo se encuentra, la piel no se broncea causando pequeñas manchas blancas. 

Pie de Atleta: afecta principalmente regiones en la planta del pie y entre los dedos del pie. 

Tiña inguinal: es más frecuente en obesos, atletas o personas que usan ropa apretada, debido a la creación de un ambiente caliente y húmedo.

Tiña capitis: puede provocar caída de cabello, psoriasis del cuero cabelludo, dermatitis atópica, alopecia areata, entre otros.

Tiña: puede desarrollarse en cualquier región del cuerpo, y se caracteriza por una erupción cutánea roja con una piel más clara en el medio.

Pero ¿cómo nos damos cuenta de que padecemos esta afección? Si bien nos podemos dar cuenta fácilmente en algunos casos, en otros no tanto. Para tener en cuenta los síntomas varían según el tipo de hongo y la zona en la que aparecen. Algunos de ellos son:

  • Manchas escamosas, circulares u ovales, con bordes elevados y levemente enrojecidos, 
  • Picazón 
  • Zona inflamada que posiblemente supure
  • Caída del pelo en una o más zonas, 
  • Puntos negros en el cuero cabelludo
  • Zonas escamosas y con picazón
  • Resquebrajamiento y dolor ubicado entre los dedos de los pies, picazón y piel en carne viva
  • Descoloramiento y debilitamiento de las uñas

Pero ¡tranquilos! Porque teniendo en cuenta los siguientes puntos podemos prevenir estas infecciones: 

  • Evitar el calor o la sudoración excesiva.
  • Usar shampoo anticaspa una vez al mes para ayudar a prevenir el problema.
  • Para evitar la candidiasis vaginal: exhaustividad en la limpieza y cuidado personales, evitar las duchas vaginales ya que eliminan bacterias sanas que protegen de las infecciones
  • Usar preservativos de látex para evitar contraer y diseminar estas infecciones
  • Evitar los aerosoles, fragancias o polvos de higiene femenina en la zona genital. 
  • No utilizar pantalones demasiado apretados que puedan provocar irritación. 
  • Controlar los niveles de glucosa en sangre si se padece de diabetes. 
  • Usar ropa de algodón.